sábado, 7 de febrero de 2009

Cuando sopla el viento del norte.



Cuando sopla el viento del norte todo calla, todos se esconden. Solamente unos pocos elegidos podrán desafiar su furia. 

Es día de estar en casa a la luz de una vela y dejar que su silbido te susurre al oído las historias y leyendas nórdicas, esas de esquimales y vikingos. 


Había una joven inut muy guapa, a la que el rey de las  gaviotas pidió en matrimonio a su padre ya que estaba enamorado de ella. El le dijo, Si. Te la llevarás a tu reino. (Así yo seré el padre de una reina y nada me faltara).

Entre todas todas las gaviotas la subieron hasta el cielo, para llevarla a la isla de las gaviotas. Al despertar el padre y no verla, lloro su perdida, y arrepentido de lo que hizo, cogió su kayak y se fue por ella. Al rescatarla corrió y corrió, la subió al kayak y se adentro en el mar. Cuando ya se creían a salvo, las gaviotas fueron a por lo que les pertenecía, la joven. Las gaviotas cogieron a la chica de sus manos y el padre de los pies. En el forcejeo, la joven callo al agua y se hundió en las profundidades de frío océano. 

Ella no murió, y desde entonces es SEDNA, la Diosa de las profundidades y de los animales marinos. Cuando la pesca y la caza escasea, un chaman inuit, tiene que bajar a las profundidades del océano y peinar los cabellos de SEDNA, ella hace que en ellos se enreden las ballenas, focas, peces.  Para que así los inuit, bajen a peinar su pelo y poder liberarlos  y de esta manera regrese la pesca y la caza. También les recuerda quienes son y a quien se deben. 


Esto es lo que susurra el viento hoy.

6 comentarios:

ricardo emilio bianco dijo...

fotos de lugares sorprendentes, y las palabras ayudan, por si hiciera falta, a comprender la naturaleza y la cultura. toda la serie es sorprendente.

Anónimo dijo...

k linda historia corazonn como te inspiras en es lugarr jeje y no hace falta decir k me gustaron las fotos(sabes k me encantan y encuentro facinante tu trabajo )
un besazo y un abrazo
GISELA

pd:y las fotos de las pekeñas??

María Diez dijo...

Preciosas fotos y preciosa historia.
Un abrazo

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Muy bonitas...ilustran muy bien el texto.

Anónimo dijo...

Fotografías e historia se unen para que nos hagas llegar las experiencias que estás viviendo, amigo.

El color de esa tierra impresiona y tu capacidad para hacérnoslo llegar a través de una imagen más aún.

Sigue aprovechando al máximo esta nueva aventura.

Un besazo.
Cristina.

Atila dijo...

Con historias como esta las veladas de los inuit deben de ser agradables y mágicas.gracias por seguir compartiendo tu experiencia.
salu2