lunes, 3 de noviembre de 2008

Budismo

Este niño pasa sus manos por los cilindros de oración, en ellos se encuentran los cuerpos calcinados de los monjes que habitaron este templo en Mongolia.